La vez q aprendí a montar en bus

enero 14, 2006

Todo empezó un viernes 13, a las 4 y tantos minutos de la tarde me dispuse a dormir, algo q desearía no hubiese hecho jamás pues un poco mas tarde a eso de las 11 cuando las personas empiezan su viaje con Morfeo, yo sentía q mi día apenas comenzaba… luego de vagar un rato por la red traté de dormir a la 1 pero fué inutil… todas mis ideas y pensamientos me atacaban en esos momentos, no me dejaban alejarme del mundo y dormir, así me quede por un largo tiempo, no conseguí dormir hasta q fueron las 3:40 (o esa fué la ultima vez q miré el reloj).

A la mañana siguiente cuando no era consciente de mis ideas ni pensamientos escucho una voz, decía mi nombre, era un tanto chillona. Empezé a abrir los ojos, a despertarme y la vi, era mi prima y era peor aún lo q decía, las palabras q salían de su boca, todavía las recuerdo, ella dijo: “May tienes q aprender a montar en bus”, eran solo las 10 de la mañana, todavía debía dormir unas 3 horas mas, pero no, ahi estaba yo con una taza de café en una mano y con toda la resignación en mi alma, me di cuenta q no había nada q pudiera hacer, q hoy iba a aprender a montar en bus y no iba a dormir mas, ese era mi destino… en ese momento todas las voces en mi interior se hicieron como en un coro de iglesia q practicaba hacía meses, sonaron al unisono y todas me decían “¡Mátala!”… pero no, no lo hice solo lo pense.

Minutos mas tarde estaba yo lista para salir a montar en un bus… pero no tardó mucho en llegar la mala noticia, no iba a montar en un bus, ni dos, eran cuatro!!! (4)… cuando ya estaba en el primero, no fué tan malo, tenía aire y no estuve mareada sino hasta q iba llegando a mi parada, el segundo, como quisiera olvidarlo, pero sigue ahí en mi mente, me atormenta y peor ¡tengo fotos!, no era mas q el kra 54 uninorte, no pensé q era tan malo hasta q estuve en el, aunque reflexionando un poco lo peor no es q tenga fotos… sino q voy a tener q subir en el cada vez q deba ir a la universidad… Luego al regresarme en el tercer bus estaba lo suficiente mareada como para no poder bajar, cuando al fín veo q debo hacerlo, estoy frente a la puerta casi sin poder sotenerme en pie, me bajo (¿Como lo logre? sigue siendo un misterio para mi), ya estando en la acera me doy cuenta q me duele, si, me había tropesado con algo y me dolía!, me dolía mi brazo… aunque no era mas q un simple golpe… En el cuarto bus luego de haber descanzado un poco y haber obtenido energías de un reconfortante helado, estaba yo sentada en el asiento del ya varias veces mencionado transporte, sentía como si hubiese estado en la estampida con los dinosaurios, escena q recrea Peter Jackson en la nueva película de King Kong… luego de esto llego a mi casa y le digo a mi prima q no fué tan malo, le agradezco por acompañarme a lo q fué “la vez q aprendí a montar en bus”…

Anuncios

2 comentarios to “La vez q aprendí a montar en bus”

  1. Anonymous Says:

    ya eres barranquilllera

  2. Anonymous Says:

    Rofl con ese comentario ahahaha


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: